PERSONAS 1

 

La tecnología, la velocidad, el exceso y el cambio permanente están en el ADN del mundo contemporáneo. Mientras algunas organizaciones se están adaptando a estos tiempos y se encuentran respondiendo a sus demandas y a las demandas de sus clientes (considerando estos temas), muchas otras siguen surfeando la ola de la modernidad.

Ya nadie duda que las nuevas tecnologías llegaron para definir nuevos hábitos y presionar a la inercia por nuevos modelos de negocios. Pero… ¿son estas tecnologías las que se diseñan para resolver problemas o satisfacer necesidades; o simplemente introducen cambios por el cambio mismo? Observando los acontecimientos, parece ser que es el “significado del hecho” lo que vale.

¿Cuánto más puede demorar para que todos compremos y paguemos nuestras cuentas con un click? Esto, que también es válido para muchos otros temas, nos hace pensar que está en nosotros y en las organizaciones vencer los desafíos que nos limitan y apostar por nuevos modelos (digitales) que, más temprano que tarde, nuestras empresas necesitarán.

Perder el miedo a los cambios, actuar, equivocarse y volverse a equivocar, nos indicará el camino hacia los aciertos. Pero también, sepamos que acelerar procesos, aprendiendo de lo que ya sabemos, nos ayudará mucho en esta caminata. Ya lo dijo Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, “En este nuevo mundo no es el pez grande el que se come al pez pequeño, es el pez rápido el que come al lento”.

La suerte y las oportunidades, ya están echadas.


  • Por información, proyectos y servicios de consultoría, complete el siguiente formulario. Entraremos en contacto con usted a la brevedad posible. [contact-form-7 404 "No encontrado"]
Nuevos hábitos: nuevas oportunidades de negocios