Marketing turístico sostenible

En el año del turismo sostenible, una vez más queremos reflexionar sobre este tema; sobre cuáles y cómo deben de ser los caminos a transitar para alcanzar la utopía de la “LA SOSTENIBILIDAD”.

No es para nada nuevo decir que entre dos puntos: uno de partida y otro de llegada, existen infinitas posibilidades; muchos caminos para llegar y muchos otros para apartarnos. Describir cómo llegamos a donde llegamos, significa reconstruir una serie de acontecimientos que nos trajeron hasta aquí. Sin embargo, explicar por qué estamos donde estamos, exige entender el ámbito en el cual tomamos las decisiones que tomamos.

Por otra parte, saber que vivimos en un mundo complejo y como tal “caótico”, también nos ayuda a comprender que las cosas que en él ocurren, muchas veces pueden mudar por eventos (inesperados) que resultan de los poderes del hombre y de la naturaleza. Ejemplos: Un terremoto en México o un asesinato múltiple en un evento de Las Vegas.

Si a esto le agregamos que las prácticas cotidianas (lo que hacemos o dejamos de hacer) ayudan a forman nuestra personalidad y la personalidad de nuestras sociedades, grupo al que pertenecemos o con quién nos identificamos; podemos decir que nuestra vida (como punto de llegada y de partida) también es el resultado de un conjunto de hábitos desestructurados (los nuestros y los de los demás) que ayudan a configurar ese “mundo caótico” y que muchos quieren cambiar. Recordemos los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos.

¿Qué podemos hacer desde el marketing para que ese cambio sea posible y a escala global?  

La historia nos ha demostrado que una idea, una creencia, una ideología o una cultura, puede multiplicarse, enriquecerse y expandirse, de mente en mente, de comunidades en comunidades; más allá de las voluntades políticas y de las fronteras que nos dividen, por lo que, trabajar para alcanzar LA SOSTENIBILIDAD, no es solo un tema político, sino también una cuestión de moral y ética, que implica mudanza de hábitos y construcción de nuevos procesos y procedimientos, para que las visiones, misiones y prácticas cotidianas (individuales y colectivas) tarde o temprano se encuentren; independientemente de los caminos que la “suerte” nos presente.

Cómo vivimos, cómo trabajamos y hacia dónde vamos, no acepta contradicciones. Tampoco en el marketing.

Reconocer que los comportamientos irresponsables son INSUSTENTABLES se hace necesaria  práctica cotidiana, que, conjuntamente con la aplicación de recursos para mudar lo malos hábitos por mejores prácticas,  nos aportaran mayor bienestar, mayor afecto (por las personas y la naturaleza) y una mejor convivencia entre las partes; y con ello, caminos más rápidos y seguros hacia el nuevo punto de llegada: LA SOSTENIBILIDAD.

Arq. Álvaro Bertoni Sanguinetti


  • Por información, proyectos y servicios de consultoría, complete el siguiente formulario. Entraremos en contacto con usted a la brevedad posible. [contact-form-7 404 "No encontrado"]
Nuevos hábitos: el destino del Marketing de Destinos